24 horas sobre la bici: el reto solidario del lorquino Chescos Romera

José David Millán.- Tras conseguir completar en 2017 la marcha internacional de ciclismo de Mallorca “la 312” (de esos kilómetros) y La Indomable en las Alpujarras, otra rompepiernas de 200 km con más de 4000 metros de desnivel positivo, el ciclista lorquino de ultrafondo Chescos Romera, se prepara ya para los nuevos retos que le esperan en 2018. Un año en el que “el León de las Terreras” sumará kilómetros en su bicicleta con motivo solidario, para darle visibilidad a las asociaciones que luchan contra las enfermedades de la miastenia gravis, mastocitosis y a la Asociación Diabetes Cero. El sueño de Chescos para el próximo año es intentar hacer 24 horas o de 400 a 500 km seguidos sin parar encima de una bicicleta para ver hasta donde llega su cuerpo en esas condiciones físicas límite. Un reto que quiere intentar culminar y  dedicárselo a los que sufren las enfermedades mencionadas anteriormente, y a toda la gente que le ha apoyado siempre, a igual que a su nuevo equipo NovoMetal, que será uno de los clubes que tenga representantes participando mañana en la II Marcha Ultra “100 y pico” y el Primer Campeonato Regional Ultra BXM; una prueba de alta dureza que recorrerá algunos de los lugares más espectaculares de la sierra lorquina. Con más de 113 km, 2.300 metros de desnivel de subida acumulado y un índice de dificultad IBP de 162, los “100 y pico” exigen un nivel físico y mental muy alto. La salida y la meta está prevista desde la Rambla de las Señoritas en el Barrio de La Viña, a las 8:30 horas de este domingo.
Foto de la “100 y pico” de años previos

Chescos Romera no participará en esta prueba en su ciudad, ya que dice que ” él es más de carretera”. Su calendario empezará en marzo de 2018 en la marcha cicloturista La Mobel de Sierra Espuña (107 km). Ya el 30 de abril se desplazará hasta tierras valencianas para disputar la VII Marcha Cicloturista Alberto Contador, de unos 150 kilómetros, en la que el propio Contador participa al lado de corredores como el lorquino. La “Quebrantahuesos” o la “Titanio” son otras marchas de largo recorrido y gran desnivel, que se plantea llevar a cabo el ciclista lorquino, que se prepara pasando muchas horas encima de la bicicleta, manteniendo una dieta estricta que le mantenga en el peso mínimo para afrontar pruebas de más de 200 kilómetros. Un esfuerzo que a buen seguro tiene la recompensa de la satisfacción de poner su granito de arena para ayudar a la lucha contra la miastenia gravis, mastocitosis y la diabetes. Por esa labor altruista Chescos  recibió en la última “312” de Mallorca la enhorabuena de Miguel Indurain, nada menos que el legendario ciclista español, ganador del Tour de Francia durante cinco años consecutivos. “Ayudar a los que sufren una enfermedad es lo que me motiva a competir y a salir a entrenar, incluso en condiciones extremas”, afirma Romera.

Chescos Romera, en el centro de la imagen. Foto: LorcaTodoDeporte.es

Comentarios

Enviar comentario

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies