Alea jacta est

Javi Chuecos.- Por fin ha llegado la jornada que todos teníamos marcada en rojo en nuestros calendarios, y este domingo a las 5 de la tarde se jugará en el Artés Carrasco el derbi lorquino del grupo XIII de Tercera División entre el C.F. Lorca Deportiva y el Lorca F.C., actuando los primeros como locales. Y el destino, siendo más caprichoso que nunca, ha querido que coincida con las fiestas patronales de San Clemente.

Ambos equipos llegan bastante igualados en la tabla clasificatoria, tan sólo un punto los separa, si bien llegan en dinámicas diferentes. El Lorca Deportiva, pese a su flojo inicio de temporada, parece haber enderezado su rumbo, con cuatro victorias en los últimos cinco partidos disputados y se ha situado muy cerca de los puestos de promoción de ascenso. Por su parte el Lorca F.C. que empezó con solidez la temporada, en las últimas jornadas no ha mostrado su mejor cara. Pero como suele pasar en este tipo de partidos de máxima rivalidad, quizá eso sea lo de menos, ambos conjuntos tendrán una especial motivación, hay en juego mucho más que tres puntos.

Se dilucida la hegemonía del fútbol lorquino, quién es el mejor de los dos, quién tiene más apoyos en la grada, bastante despoblada  por cierto en los partidos de uno y otro equipo, cuando actúan como locales. El morbo del enfrentamiento fratricida animará a muchos no habituales a ir al estadio, si bien es cierto que la categoría no es muy atractiva para el espectador, el hecho de que se juegue un derbi entre dos equipos lorquinos en la misma categoría después de veinticinco años es un plus.

Lo que cabe esperar es que haya buen juego, emoción y espectáculo en el terreno de juego y mucho color en las gradas, pero con civismo y educación por ambas partes. La rivalidad entre ambos ha ido creciendo las últimas temporadas  y el partido de Copa de hace un par de años fue bastante tenso, como todos recordamos, pero esperemos que reine la cordura. Por supuesto que habrá cánticos y pancartas por ambos bandos que quizá no gusten a algunos, pero siempre que estén dentro de los límites del sentido común no debe pasar nada.

Como dijo Julio César al cruzar el Rubicón, “alea jacta est”, la suerte está echada.  Los lorquinos tenemos esta semana nuestro particular Rubicón, el que fija el límite de las buenas formas y en nuestra mano está el cruzarlo o no. Que cada cual anime y apoye a su equipo, ojalá que se vea un gran partido que sea recordado por las jugadas, la deportividad y el buen comportamiento de unos y otros, dentro y fuera del campo. No olvidemos que todos somos lorquinos, en muchos casos incluso hermanos o amigos.

Comentarios

Enviar comentario

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies