El árbitro y Manu Onwu deciden el derby lorquino

Jose D. Millán.- Para que no haya confusiones, comenzaremos aclarando que esto no es una crónica “plana” al uso, sino más bien un artículo de opinión con todos los respetos, y que el firmante de la misma a estas alturas de la película no tiene mucho sobre lo que dar explicaciones; están todas claras como el agua. El “caprichoso” bombo deparó un derby Lorca Deportiva – Lorca FC en primera eliminatoria, del que salió victorioso sobre el campo el conjunto de Iñaki Alonso, pero que dio el honor del vencedor moral al de Sergio Sánchez, tras un intenso duelo que sólo desequilibró el árbitro granadino Artacho Cobo con una polémica actuación, dejando al Lorca Deportiva con 9 jugadores. Las diferencias de presupuesto (2 millones de € del Lorca FC frente a 150.000 € de su oponente) y de categoría (Segunda B vs Tercera) quedaron en un segundo plano hasta el minuto 68, cuando Marcos Pérez era expulsado en uno de los muchos lances y protestas que protagonizaron los hombres de uno y otro bando. El jugador andaluz había sido una de las piezas importantes del Lorca Deportiva hasta ese momento, ayudando al conjunto local a hacerse dueño del centro del campo y a no pasar apuros en defensa. David estuvo cerca de derribar a Goliat, pero le faltó no quedarse mermado antes de tiempo. Y entre tanto, gritos de “Lorca, Lorca” en la grada, que algunos despistados no sabían a qué equipo se dirigían.

El derroche físico de los blanquiazules y su mayor empuje hicieron que la primera parte fuera más igualada de lo esperado. Tras el encuentro, el técnico del Lorca FC; Iñaki Alonso, expresaba que si el Lorca Deportiva jugara con esa intensidad siempre, jamás se le escaparían los 3 puntos. Por sus declaraciones sobre el rival antes y después del choque copero, no sé si el “bueno” de Iñaki esperaba que a su equipo; ayer de rojo, le pusieran la alfombra del mismo color en el Mundial 82. Un derby es un derby. Y éste, el primero entre equipos de Lorca en el siglo XXI, no defraudó a nadie. Ambas escuadras jugaron como si de una final se tratara, la posible “fusión” era del pasado, y el Lorca Deportiva, sabedor de las reducidas dimensiones del campo de césped artificial, intentó aprovecharlo contra la rapidez de los hombres de ataque de su oponente. Y surgió efecto mientras fueron 11 contra 11 sobre el campo. Cada balón dividido y cada carrera contra un adversario parecía el último para los jugadores del Lorca Deportiva, que hicieron más kilómetros que el McLaren de Fernando Alonso. En especial Dani Momprevil, que volvió a dejar claro que sólo necesitaba oportunidades para jugar, ya que las ganas de darlo todo le vienen de fábrica. Al igual que Carrasco, que pese a estar muy bien marcado por el lumbrerense Antonio López, fue una pesadilla constante para la zaga del Lorca FC. En el equipo que entrena y juega por el momento en Pinatar Arena, el más destacado a falta de un “9” puro, era Carlos Martínez. El cordobés sigue en pleno estado de forma una campaña más.

En el 68 el Lorca Deportiva se quedaba con uno menos por expulsión de Marcos Pérez, y Sergio Sánchez reaccionó colocando defensa de cinco con Zaplana y Luismi en los laterales, y Pele, Antonio y Meca en el centro. La muralla local resistió con uno menos los envites del Lorca FC, que a partir de ahí se hizo dueño y señor del partido. Pero hubo que esperar hasta el minuto 89 para que Manu Onwu, con su 1’85 m. de altura, pusiera el 0-1 con un remate de cabeza propio del que fuera jugador de Primera División con Osasuna. No obstante, el Lorca Deportiva no tiró la toalla tras el gol encajado y pese a jugar con uno menos, y Dani Momprevil en una jugada de potencia y “atributos masculinos” se metió hasta la cocina por banda derecha para hacer el 1-1 un minuto después. Locura en la grada, mayoritariamente favorable al Lorca Deportiva, salvo los aficionados que ya apoyaban a La Hoya Lorca y lo siguen haciendo al Lorca FC pese al giro radical del proyecto y los cambios de caras en directiva y plantilla. Sólo se les escuchó en los goles, mientras que la vuelta a escena de la peña “Orgullo Lorquino”, aunque sin banderas, la notó más el Lorca Deportiva.

El derby lorquino tendría 30 minutos más, que el Lorca Deportiva afrontaba con las piernas de los jugadores muy cargadas por el esfuerzo en inferioridad numérica. La tónica de esa media hora fue la misma: el Lorca FC volcado sobre el campo rival, y el equipo blanquiazul defendiéndose como podía metido en su campo y esperando alguna contra. En el 104 llegó la puntilla, de nuevo por mediación de Manu Onwu rematando un buen centro al segundo palo. Ahí se acabarían prácticamente las opciones del equipo dirigido por Joaquín Flores, que se quedaría con 9 jugadores por expulsión de Antonio en el 112. Al final, otra polémica arbitral tras una posible mano en área del Lorca FC no señalada. Victoria para el Lorca FC, que se medirá al Formentera en la segunda ronda de la Copa del Rey. Cada equipo vuelve a su “mundo” y a su Liga el próximo fin de semana. El Lorca Deportiva recibe al Churra el domingo (19:00 h.) y el Lorca FC visita al Real Murcia en Nueva Condomina (18:00h.).

Comentarios

Enviar comentario

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies