El Águilas sale victorioso en un partido irregular (3-2)

Tiko Pérez (Águilas).- El Águilas venció ayer por 3-2 a un Palmar guerrero, que manchaba su imagen en los instantes finales del encuentro. Un encuentro sin dominador claro, aunque el equipo costero en la primera parte fue quien dispuso de más ocasiones, bien plantados en defensa y sin dejar maniobrar a los murcianos. El primer gol llegaba a los 38 minutos, tras un centro de Javi Méndez que cabeceó Ginés Meca enviando el esférico al fondo de las mallas. Con el resultado de uno a cero, se marcharían ambos equipos a vestuarios.

Tras la reanudación el Águilas comenzó a no encontrarse cómodo sobre el césped del vetusto e histórico campo de El Rubial. El equipo grana empezó a desplegar un buen juego, encontrando huecos y poniendo en serios problemas a la defensa aguileña en las jugadas a balón parado. Fruto del flojeo de la defensa, llegó el gol del empate. Michael conseguía marcar tras una jugada de estrategia.

No habían pasado ni dos minutos, cuando Ginés Meca adelantaba nuevamente al cuadro costero, colocando el 2-1 en el luminoso. Los aguileños volvían a dominar el encuentro y pudieron aumentar la ventaja en un fallo garrafal del portero Héctor, que no consiguió hacerse con un balón fácil, pero el remate flojo de José David fue despejado a córner. Cuando mejor se encontraba el Águilas, Dani Martínez se sacó un zarpazo en una falta directa, en la que nada pudo hacer Javi Soto para detener el balón y evitar el 2-2.

A raíz de ese momento, El Palmar comenzó a manchar su buena imagen sobre el terreno de juego. Chuecos se marchaba para ser sustituido, mientras a su llegada a los banquillos propinó un guantazo al delegado de campo del Águilas. Mientras tanto, sobre el césped se veía que alguno de los dos conjuntos podía marcar de nuevo. Fue Perico a falta de quince minutos quien adelantaba por tercera vez al Águilas.

DSC00277 [800x600]

En el minuto 84 llegó la tangana sobre el campo, con empujones típicos entre los jugadores, pero lo que nadie se imaginaba era que Héctor (El Palmar) le propinase un puñetazo en la cabeza a David Meca, siendo expulsado y enviando al propio jugador aguileño al Hospital Rafael Méndez de Lorca.

Finalmente, el partido acabó con victoria del Águilas por 3 a 2, sumando tres victorias en tres partidos los de José Guirao, y mirando ya hacia el siguiente compromiso. Será el próximo domingo a las 6 de la tarde en el Francisco Artés Carrasco ante el Lorca Deportiva. Un gran derby comarcal que no se juega en una competición nacional desde hace ya varios años, cuando ambos equipos militaban en el grupo IV de Segunda División B.

Comentarios

Enviar comentario

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies