Heridas de guerra

Javi Chuecos.- Una vez jugado el primer derbi lorquino en Tercera División después de veinticuatro años, la principal conclusión es que existe una rivalidad arraigada e irreconciliable, los que son de un equipo, en algunos casos, lo son más por no ser del contrario que por el propio amor a unos colores o un escudo.

En la grada se vivieron situaciones particulares, dos peñas o gradas de animación apoyando a sus respectivos equipos bajo el cántico “Lorca, Lorca, Lorca” y con banderas blanquiazules, un extraño podría pensar que las dos animaban al mismo equipo.  De hecho viví la situación de un espectador sentado a mi espalda que no sabía cuál de los dos era el equipo local.

Sobraron algunos comentarios ofensivos desde la grada y algún gesto antideportivo en el campo por alguno de los equipos, pero quitando esos dos borrones no hubo mayores incidentes a resaltar.

A nivel personal, por primera vez me sentí como un extraño al celebrar el gol de mi equipo en mi propio estadio. En lugar de calor y complicidad, como suele pasar en los partidos que juega el Lorca Deportiva como local, en este caso recibí miradas de asombro y hostilidad. Es la consecuencia de que ambas aficiones estuvieran mezcladas en la grada, sin mayores consecuencias, eso sí.

Pero lo más llamativo del partido, muy flojo a nivel deportivo, fue la presencia de Roberto Torres camuflado como un aficionado más en la grada  de animación del Lorca F.C. Dicho excéntrico comportamiento no casó con las supuestas buenas relaciones con la junta directiva del Lorca Deportiva ni con su presidente Joaquín Flores.

 

Se puede estar en desacuerdo con la política de precios del club que actúa como local o con las medidas de seguridad adoptadas por la Guardia Civil, pero creo que era la obligación de dicho dirigente el estar en el palco junto a las autoridades que vinieron a presenciar el partido y dar la imagen de señorío de su club, que ha intentado vender desde que llegó a la ciudad del Sol.

De fútbol casi que mejor ni hablar, un partido feo y bronco, con más entradas y tarjetas que juego, pero dejaremos a los profesionales del periodismo que sean los que hagan sus crónicas. La principal lectura que se puede sacar es que las heridas de la batalla tardarán en cicatrizar, si es que alguna vez lo hacen.

LorcaTodoDeporte.es no se hace responsable de las opiniones vertidas por sus colaboradores

Comentarios

Enviar comentario

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies