Impacto Kipchoge

José Bravo.- Hoy no vengo para poner en cuestión o declarar mi postura negativa hacia un tema concreto, sino que me gustaría hablar del gran impacto que ha tenido un hombre para la comunidad deportiva, sobretodo a los que somos parte del atletismo o ”running” para quien considere, pero no nos limitemos tan solo a la comunidad deportiva sino al mundo entero.

Hoy vengo a hablaros del keniano Eliud Kipchoge. Muchos ya conocemos a Kipchoge pero para quien no lo conozca de antes, haremos un breve resumen: comenzó a pisar fuerte en 2003, cuando con tan sólo 18 años se hizo con el oro en el Mundial de Campo a Través en sub20, y ese mismo año fue campeón mundial de 5000 metros en París con la categoría absoluta. También ha ganado prestigiosos maratones en diferentes años como los de Berlín o Londres, además del oro olímpico en maratón en los JJOO de Rio de Janeiro  de 2016. Y cabe destacar que el año pasado fue la gran estrella del evento Breaking2 organizado por Nike en el circuito italiano de Monza que acabó con un resultado de 2:00:25.

El 16 de septiembre, Kipchoge batía el récord del mundo de maratón con un tiempo monstruoso de 2:01:39 lo que supone un ritmo de 2:52 min/km, imagínenlo, no todos los corredores se permiten el lujo de correr un kilometro tan rápido. 5 de octubre, cuando escribo este artículo han pasado 3 semanas. Durante estas tres semanas todo el mundo ha oído hablar del maravilloso registro del keniano en cualquier medio (televisión, radio, periódico, redes sociales…). Tres semanas que los amantes del atletismo nos hemos visto muy reflejados, incluso siendo portada en algunos periódicos de gran tirada nacional. Aquella primera semana cuando entrenaba en la pista de atletismo, escuchaba ”Kipchoge”; terminaba el entrenamiento, y en los vestuarios, más ”Kipchoge”. Incluso amigos fuera del atletismo me lo comentaban y estaban muy enterados fruto de la alta repercusión que ha tenido. No recuerdo que un atleta fuera tan ”rompedor” en los medios de comunicación desde que amo este deporte, allá por  el año 2010.

Casualmente, ese día también el francés Kevin Mayer logró el duro récord mundial en la prueba combinada del decatlón que ostentaba Aston Eaton, pero nada que comparar desgraciadamente con la repercusión de Kipchoge a nivel de medios de comunicación ”conformándose” con alguna entradilla en un periódico o algunos segundillos en el telediario, aparte de por supuesto cuentas asociadas al atletismo en Twitter o Facebook. No quiero decir que sea un récord inferior, sino al contrario, las pruebas combinadas en el atletismo cobran gran valor por el hecho de que el atleta sea capaz de competir en diferentes especialidades distintas a un buen nivel, por tanto son las más completas del atletismo. Pero se topó con el récord de Kipchoge, que además se rebajó mucho y es por ello su ”boom” tan mediático.

¿Por qué Kipchoge ha tenido más visualización que Mayer? La razón es sencilla. Desde hace años las pruebas en ruta siempre han tenido mucho protagonismo y sobretodo en España donde se organizan varias de gran prestigio, y es por ello también que los atletas consiguen en estas carreras de ruta como la milla, 10K, medias maratones y maratones perciben importantes premios en metálico, pero el maratón sobretodo tradicionalmente. Las pruebas de pista, que se suelen celebrar dentro del estadio, no han tenido desde siempre esa sintonía con los medios, al menos en España, sí que han mostrado un acercamiento países de Europa como Alemania, Suiza o Gran Bretaña con sus mítines envidiables con un público lleno de cultura atlética, un ejemplo sería el Letzigrund de la imagen,  y respetando a los atletas en momentos de concentración. Y vuelvo a señalar, que no malinterpreten mis palabras, nuestro país no es inculto atléticamente.

Alejándonos del tema principal de esta opinión, es importante decir que en los últimos años, el atletismo se ha querido encaminar a convertirse un deporte de que seduzca al público buscando el espectáculo, y para ello una de las ideas ha sido llevar las pruebas de dentro del estadio a la calle para que el público pueda disfrutar e interesar por el atletismo. Como por ejemplo, el reciente evento celebrado en la Plaza de Oriente de Madrid, el ”Madrid Street Athletics”.

Con todo esto, creo que Kipchoge se ha ganado un hueco en el corazón de todos los aficionados del atletismo, gracias a él cada vez creemos en un atletismo próspero que pueda ocupar el sitio que merece en los medios de comunicación; y nos hace soñar en que algún día el ser humano baje de las dos horas en maratón.

Comentarios

Enviar comentario

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies